Letras y sexo

Letras y sexo. Una combinación rara, ¿verdad? Eso pensaba yo hasta que la conocí a ella. Perdona, olvidaba que no sabes quien es ella. Ella es, de forma resumida, una mujer con experiencia y muy atractiva. Una mujer con la que puedes soñar, pero nada más, porque entre otras cosas, vive lejos y ya tiene con quien compartir las sábanas. Pero ya ves, la vida a veces te sorprende. ¿O es el morbo el que te sorprende? No sé. El caso es que me llevé una sorpresa.

Todo empezó con un inocente mensaje. “Hola, ¿cómo estás?”. “Muy bien. ¿Y tú?”. “También”. Unos cuantos mensajes más hablando de esto y de aquello, y de repente, sin saber cómo, las letras se volvieron sexo. No voy a entrar en detalles, pero pocas veces he sentido tanto morbo como ese día. Bueno, como ese y como los que le siguieron. Cada noche las letras y el sexo se volvían una sola cosa. Y cada noche era más intensa que la anterior. A lo mejor se nos fue un poco de las manos, pero joder, que dulce locura…

Seguir leyendo →