Un sueño hecho realidad

Por fin me encontraba en el vestíbulo esperando junto a mis compañeros. Había sido un largo viaje, pero sin duda, iba a merecer la pena, a pesar de lo nervioso que estaba. Miré a mi alrededor y me di cuenta que no era el único. Recuerdo perfectamente las miradas que nos dedicábamos unos a otros, cargadas de complicidad y empatía. A veces sonrisas, a veces inquietudes, a veces temores. Cada uno lo expresaba a su manera, y había tantas maneras como niños y niñas en esa enorme antesala. No podía dejar de preguntarme de dónde venían, cuál era su historia y por qué estaban ahí.

Seguir leyendo →