Viajar

Nunca fui un niño que quisiese viajar. De hecho, hasta los dieciséis años no tuve la oportunidad de volar.

Tampoco lo eché de menos. Por ese entonces, yo, no era la persona que ahora soy.

Pero de repente, un día, algo en mi mente cambió. Me di cuenta que la vida es efímera, corta. Me di cuenta que lo que no hayas vivido, habrá sido tiempo perdido.

Y compré una mochila.

El que me la vendió pensó que hacía un buen negocio. Pensó que estaba vacía. Pero que va. Estaba llena de ilusión, aunque él no lo comprendía.

Seguir leyendo →

Libertad

En el interior, donde no hay nada

sin música ni cantos ni palabras,

nace un río, una madrugada,

firme y tranquilo, abre sus alas.

Y su cauce es expansivo y brillante

y sus aguas inundan la nada, una nada tan viva,

que a pesar de no ser, son, y de hoy en adelante,

el mar en calma para el náufrago a la deriva.

¿Acaso existe superior libertad que la paz?

¿Acaso existe inferior prisión que la cadena laxa?

En el río del alma, de luz sólo un haz

y de agua un cristal, para que todo nazca.

Seguir leyendo →