Quiero estar soltero porque aún no te he conocido

Quiero estar soltero.

Quiero estar soltero, sí. Pero quiero estar soltero porque aún no te he conocido.

Aún no sé cómo te llamas ni de qué color es tu cabello. Puedo imaginar una melena rubia, o castaña, o negra, o roja, pero no importa, las cosas nunca son como imaginamos que son. Tampoco sé cómo de fuerte me golpearás cada vez que te haga rabiar mientras estemos en la cama, recién levantados, haciendo planes para ese día y riéndonos de cualquier tontería. Porque eso sí que lo tengo claro, eres tonta, como yo. Te gustará hacerme reír con tus tonterías y te reirás con las mías. El resultado siempre será el mismo, dos tontos felices riéndose juntos.

Seguir leyendo →