Libertad

En el interior, donde no hay nada

sin música ni cantos ni palabras,

nace un río, una madrugada,

firme y tranquilo, abre sus alas.

Y su cauce es expansivo y brillante

y sus aguas inundan la nada, una nada tan viva,

que a pesar de no ser, son, y de hoy en adelante,

el mar en calma para el náufrago a la deriva.

¿Acaso existe superior libertad que la paz?

¿Acaso existe inferior prisión que la cadena laxa?

En el río del alma, de luz sólo un haz

y de agua un cristal, para que todo nazca.

Seguir leyendo →

Quiero estar soltero porque aún no te he conocido

Quiero estar soltero.

Quiero estar soltero, sí. Pero quiero estar soltero porque aún no te he conocido.

Aún no sé cómo te llamas ni de qué color es tu cabello. Puedo imaginar una melena rubia, o castaña, o negra, o roja, pero no importa, las cosas nunca son como imaginamos que son. Tampoco sé cómo de fuerte me golpearás cada vez que te haga rabiar mientras estemos en la cama, recién levantados, haciendo planes para ese día y riéndonos de cualquier tontería. Porque eso sí que lo tengo claro, eres tonta, como yo. Te gustará hacerme reír con tus tonterías y te reirás con las mías. El resultado siempre será el mismo, dos tontos felices riéndose juntos.

Seguir leyendo →

Cada historia es única, pero…

Cada historia en nuestra vida es única. Eso pensamos.

Cada nota escuchada durante ese momento mágico; ese abrazo cargado de sentimientos, deseo y protección; ese beso entregado con verdadera pasión; esos momentos de intensa intimidad compartida... Cuando los recordamos nos dominan las emociones. Los ojos se humedecen y nos mordemos el labio inferior. Y no podemos evitar preguntarnos: ¿que fue mal para que eso se acabara?

Seguir leyendo →