¿Qué es el nacionalismo?

No he podido evitar escribir sobre este tema. Está en todas partes y es imposible ignorarlo. Además, por ser catalán me toca directamente, así que voy a desahogarme.

Independencia

¿Qué es el nacionalismo? 

Yo lo tengo claro: El nacionalismo es un sentimiento de odio y ambición generado por el ego del ser humano. Odio hacia nuestros iguales, en muchos casos generado por sin-sentidos y conflictos banales que no van mas allá de intereses particulares del gobernante de turno.

Si empezamos a analizarlo desde el principio, en el mundo hay fronteras porque nosotros, con nuestro ego, las hemos creado.

¿De quién es la Tierra? ¿Y su territorio y extensión?

De todos y de nadie.

¿Qué tipo de sentimiento puede llevar a un pueblo a dibujar y cerrar fronteras alrededor de un trozo de tierra y a decidir que, eso, es suyo?

Básicamente, el egoísmo, con un toque de ambición, que será lo que llevará al pueblo en cuestión a iniciar guerras sangrientas para tratar de conseguir más territorios. Sí, cuantos más, mejor.

Pero eso ya pasó. Ahora nos encontramos en un mundo donde, el que ha tenido la suerte de nacer dentro de las fronteras de un territorio que en su momento fue rico y prosperó, tendrá una buena vida, mientras que, el desafortunado que nazca dentro de un territorio pobre o infra-desarrollado, se joderá y se morirá de hambre, sed, enfermedades, etc. Cruda realidad.

Tras este pequeño rodeo que más adelante cobrará sentido, sigo con el tema del nacionalismo.

El nacionalismo es algo que se da dentro de un territorio fronterizo, cuando una región de ese país, estado, república, etc., decide que quiere independizarse.

¿Motivación? Las hay muy variadas:

Dinero (mi favorita
– Odio
– Orgullo 
– Auto-complacencia 
– Moda 

Todas ellas, menos la moda, reservada a las mentes más ignorantes y carentes de perspectiva de visión y de razonamiento propias, entrarían dentro del marco del egoísmo y la ambición.

Egoísmo y ambición SÍ, porque esos sentimientos van acompañados de delirios de grandeza y grandes aspiraciones económicas ilusorias, potenciadas por políticos mediocres con una gran ambición que se aprovechan de etapas económicas y sociales difíciles, a menudo causadas por ellos mismos, para adoctrinar y manipular según sus intereses. Generando, además, sentimientos de odio, que, en ocasiones, (¡ATENCIÓN!, lo que voy a decir a continuación es información veraz, por difícil que sea de creer), han llevado a las personas a asesinar sin miramientos y a sangre fría, tanto a adultos como a niños, hombres y mujeres. Terrible, pero así es el odio.

Volviendo al tema de las fronteras territoriales que el ego humano ha inventado, si soñásemos con un mundo ideal, este no las tendría, ¿verdad? Porque desde luego, ningún ser humano es nadie para creerse poseedor de, ni siquiera, un centímetro cuadrado de la Tierra.

De todas formas, eso es eso precisamente, soñar. El mundo no se convertirá en un mundo ideal porque sí. Queda mucho camino por recorrer, pero estoy convencido que ese día llegará, aunque sea el día del fin del mundo, cuando todos las personas se den cuenta de los errores cometidos a lo largo de toda la historia y abran por fin los ojos.

Aún así, creo que querer crear más fronteras movidos por sentimientos de odio, egoísmo y ambición, es algo grave e inconcebible. Los pueblos deberían amarse, respetarse y caminar  juntos en la misma dirección: la paz, la libertad y la unidad, sin odio y con solidaridad; nunca lo contrario. 

Para acabar diré que, bajo mi punto de vista, si una región es más rica que otra, debe ayudarla y tratar que las diferencias económicas, con todo lo que ello conlleva a nivel de sanidad, educación, cultura, etc., sean cuanto más pequeñas mejor, porque a eso se le llama solidaridad. En cambio, a quejarse porque el Estado nos roba para dárselo a otros, es egoísmo y ambición, dos sentimientos que en un mundo ideal no tendrían cabida.

Discusión

  1. Avram
    • Manu
  2. Eric
    • Manu
    • Manu
  3. Sandra
    • Manu
  4. Ana
    • Manu

Deja un comentario