Libertad

En el interior, donde no hay nada

sin música ni cantos ni palabras,

nace un río, una madrugada,

firme y tranquilo, abre sus alas.

 

Y su cauce es expansivo y brillante

y sus aguas inundan la nada, una nada tan viva,

que a pesar de no ser, son, y de hoy en adelante,

el mar en calma para el náufrago a la deriva.

 

¿Acaso existe superior libertad que la paz?

¿Acaso existe inferior prisión que la cadena laxa?

En el río del alma, de luz sólo un haz

y de agua un cristal, para que todo nazca.

 

Y si ni siquiera un haz hubiese de luz

y la oscuridad fuese el todo y la nada,

el río nacería sin pena ni cruz

y viviría exhalando amor en cada bocanada.

 

Y su cauce sería expansivo y brillante

y sus aguas inundarían la nada, una nada tan viva,

que a pesar de no ser, sería, y de entonces en adelante,

el mar en calma para el náufrago a la deriva.

 

Y donde nació el río nació el mar.

Y siendo dos no eran distintos.

Significaban el uno con el otro, sin significar,

pues naciendo de la nada, ya estaban extintos.

 

Nunca será el mar amado,

santuario de alegría o dolor.

Y el bote dejará de ser guiado

porque la deriva será el verdadero amor.

 

En el interior, donde no había nada

sin música ni cantos ni palabras,

nacía un río, una madrugada,

firme y tranquilo, abría sus alas.

 

Y su cauce era expansivo y brillante,

y sus aguas inundaban la nada, una nada tan viva,

que a pesar de no ser, eran, y de entonces en adelante,

el mar en calma para el náufrago a la deriva.

¡Compartir es vivir!

4 Comments Libertad

  1. Fatima

    Nunca será el mar amado,

    santuario de alegría o dolor.

    Y el bote dejará de ser guiado

    porque la deriva será el verdadero amor. Me encanta! 😉 En mi opinión expresa una hermosa manera de amar en libertad.. algo que cuesta lograr.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *