A vosotros, héroes y heroínas

Hoy estaba teniendo un buen día. De esos en los que te sientes bien. sonríes con facilidad y tienes apetito. Pero entonces leí una noticia y todo se fue a la mierda: me llené de odio. Se me encogió el estomago, perdí la sonrisa y se me quitó el hambre.

El titular de la noticia es el siguiente: Un alicantino intenta derretir con ácido a cuatro gatitos recién nacidos

Impacta, ¿verdad? Pues el contenido de la noticia es desolador.

Según informan los medios de comunicación, un alicantino dueño de un restaurante arrojó una sustancia sumamente corrosiva a cuatro gatitos recién nacidos y su madre.

Al momento, los gatitos sufrieron quemaduras graves por todo el cuerpo, así como úlceras en el abdomen y las patas. La madre, que lamió a los pequeños para intentar quitarles la sustancia de la piel, también se quemó la lengua y la traquea.

Actualización: uno de los gatitos, el que se encontraba más grave, ha muerto…

Los gatitos quemados con el ácido

Los gatitos quemados con el ácido

¿Os lo podéis imaginar? ¿Podéis imaginar el sufrimiento de esos bebés mientras el ácido les quemaba el cuerpo? ¿Podéis imaginar lo que sentiría su madre que puso en riesgo su propia vida para que sus pequeños dejaran de sufrir? Yo no. No puedo imaginarlo porque cuando lo intento sólo tengo ganas de hacer daño. Mucho daño.

Después de leer esta puta noticia mi día se había ido a la mierda, como ya he dicho. Se me había quitado el hambre y decidí ir a caminar. Quería estar solo e intentar comprender el porqué. He estado mucho rato caminando y pensando. Es un defecto que tengo, pienso demasiado —ojo, eso no significa que piense bien—. Y he llegado a la conclusión de que no hay un porqué. La maldad humana es la única razón de que pasen estas cosas. No hay otra posible explicación. Con esta idea he vuelto a casa, decidido a coger el portátil y descargar todo mi odio en este post, que inicialmente iba a titularse «A ti, hijo de la gran puta». Luego, como ya sabrás, he cambiado de idea. y, ¿sabes por qué lo he hecho? Por esto:

 

Un malnacido ha intentado quemar vivos a cuatro gatitos y a su madre, pero cientos de personas —en este momento ya son miles— se han volcado con ellos y han ofrecido su ayuda. Podría haberme centrado en la parte negativa de esta historia. Darle importancia al agresor de los gatitos, decir cosas desagradables y generar más odio en mi interior. Pero, ¿de qué habría servido?

Sin embargo, he preferido hacer lo contrario. Valorar a todas esas personas anónimas, héroes y heroínas, que se han movilizado y han ofrecido su ayuda. Empezando por la asociación Felinos Lo Morant, que se han hecho cargo de los pequeños desde el primer momento y están haciendo todo lo posible para que salgan de esta; pasando por los policías que han investigado los hechos y han puesto al individuo en manos de la justicia —aunque luego no sirva de nada—, y terminando por todos los particulares que han repudiado y condenado esta barbarie, han hecho donaciones para pagar el tratamiento de los pequeños y se han ofrecido a adoptarlos una vez que estén recuperados. A todos vosotros, héroes y heroínas, gracias por permitir que siga creyendo en la bondad humana, mucho más fuerte y grande que la maldad.

Quien quiera interesarse por el estado de los gatitos o de la madre o colaborar de alguna forma, puede hacerlo a través del perfil de Facebook de Felinos Lo Morant.

Y aquí abajo os dejo un vídeo en el que se ve a los tres gatitos supervivientes. Ojalá que se recuperen muy pronto 🙂

Deja un comentario