7 consejos que le daría a mi yo de 16 años

[Si lo prefieres, puedes ver la versión en vídeo haciendo clic  AQUÍ  🙂]

Ojalá pudiese ponerme en contacto con mi yo adolescente de 16 años. Ese chaval inexperto, inmaduro e irresponsable que transitaba el mundo más perdido que la mamá de Marco. Si pudiese hacerlo, le escribiría una carta. Y el contenido de esa carta, sería nada más y nada menos que el texto que sigue a continuación. Ese Manu de 16 años no podrá recibir mis consejos, pero tal vez a ti sí te valgan. Un abrazo.

7consejos

Querido Manu,

Tú no sabes quién soy yo, pero yo sí sé muy bien quién eres tú. Sé todo sobre tu pasado, presente y futuro. Te conozco mejor que nadie te va a conocer jamás, pero no te asustes, también tú me vas a conocer a mi. Aún tendrán que pasar unos cuantos años, no tengas prisa. De hecho, te escribo esta carta para darte algunos consejos, y precisamente este es el primero: no tengas prisa. La vida no esta hecha para ir corriendo. A ver, a veces sí. Cierto día de la primavera de 2014 estarás en Polonia y tendrás que correr para no perder el autobús a Auschwitz, pero no me refiero a ese tipo de prisa. Me refiero a la prisa para ir a ninguna parte. A la prisa por crecer, porque llegue tal o cual fecha, por salir del trabajo corriendo, por acostarte con la chica que te gusta, por comprarte un capricho, etcétera. Vive la vida con calma y quietud. No corras salvo que sea porque pierdes el tren, el autobús o el avión. Entonces corre mucho. Pero si no es el caso, disfruta del camino. Saborea cada instante y la vida será mucho más interesante. Y ahora viene mi segundo consejo: vive en el presente, en el aquí y ahora. El concepto de tiempo es una herramienta, nada más. Tu vida está pasando ahora. Aquí. No antes ni después. Y tampoco allí o allá. AQUÍ Y AHORA. Aprende de tu pasado y permanece en el presente para construir tu mejor futuro. Y sobre el pasado va el consejo número tres: reencuéntrate con tu yo de 10 años. Te encuentras en una etapa de la vida donde las aristas de tu personalidad son muchas y muy diversas. Jamás tus prioridades estuvieron ni volverán a estar tan desordenadas. Reencuéntrate con tu yo de 10 años, se conoce mucho mejor de lo que ahora mismo te conoces tú. Ese Manu sabe que le hace feliz. Sus prioridades están perfectamente ordenadas. Él disfruta pasando el tiempo entre amigos, libros y naturaleza. Vive en armonía con su esencia. Reencuéntrate con él y ponte a caminar en la dirección correcta. Ahora mismo no puedes imaginar todo lo que vas a ser capaz de hacer algún día. Si te digo qué estarás haciendo y dónde, dentro de 9 años, pensarás que estoy loco o te tomo el pelo, así que no te lo voy a decir. Sin embargo sí te diré algo, el cuarto consejo: cuando un sueño tome forma en tu cabeza, ve a por él. TODO lo que te propongas lo vas a conseguir. Sé que eres alguien realista, luego tus sueños también lo serán. No obstante, permítete siempre llevar tu sueño un poco más allá. Y no temas, nunca, a nada ni a nadie. Quinto consejo: vence al miedo. Siempre has tenido miedo a muchas cosas, pero también es cierto que has afrontado tus miedos y has salido adelante. Sigue así y nunca te achantes. Ríete de la muerte. Ríete mucho de ella porque hagas lo que hagas llegará el día que te lleve sin que puedas evitarlo. Dentro de algunos años leerás una frase que dice: “La vida no debería ser un viaje hacia la tumba con la intención de llegar a salvo con un cuerpo bonito y bien conservado, sino más bien llegar derrapando de lado, entre una nube de humo, completamente desgastado y destrozado, y proclamar en voz alta: ¡Uf! ¡Vaya viajecito!” Esto no hay que tomárselo al pie de la letra, pero quédate con dos ideas: llegar derrapando y poder proclamar en voz alta «¡menudo viajecito!» El cuerpo bonito y bien conservado te ayudará a disfrutar más de tu vida. Es mejor cuidarlo, pero también utilizarlo. Que tu vida no sea un relajado paseo por el parque, mejor hacerse una ruta en moto por el mundo y llegar lleno de barro y con una mochila rebosante de experiencias. Ese es mi sexto consejo: invierte en experiencias. En experiencias y en una buena mochila de viaje. Pero sobre todo, en experiencias. Aún no lo sabes, pero tu vida se va a construir en base a las experiencias que vivas. Si construyes tu vida sobre unos cimientos tóxicos, tendrás una vida tóxica. No te lo recomiendo. Además, tú mismo verás y conocerás, en un futuro próximo, casos de vidas construidas en base a experiencias tóxicas. Es muy triste, así que ya sabes. Como apunte, te diré que la mejor forma de experimentar que conozco es viajando, pero ya lo descubrirás por ti mismo.

Y por último, mi séptimo consejo: es mejor pedir perdón que pedir permiso. Toma buena nota de esto: confía en ti mismo y arriésgate. Si te gusta esa chica, bésala. Si quieres entrar en un despacho para conseguir algo, golpea la puerta y ábrela antes que puedan negarte el paso. Que el rechazo no sea una opción. Si te equivocas o fallas ya habrá tiempo de pedir perdón. Y además habrás aprendido algo. Obviamente hay que tener en cuenta las leyes básicas de la educación y el respeto. Usa el sentido común, lo tienes bastante desarrollado. Cuando él te diga que debes actuar sin preguntar, hazle caso.

Y esto es todo.

Cuídate mucho y hasta pronto.

Firmado: tú y yo.

Discusión

  1. Eugenia Viera
    • Manu
    • Manu
    • Manu

Deja un comentario